Make your own free website on Tripod.com

El Futuro Nunca Muere

Capítulo 4: Entre sueños y pesadillas

Gotham City, Residencia Wayne

El caballero de Fénix, Ikki, había regresado de la muerte como antes lo había hecho y en el momento preciso en que la situación lo necesitaba, pero lo que nadie se esperaba era de que no actuara inmediatamente, al ver a Seiya, Gohan y los demás pelear contra Dash y Hyoga que también habían sido sus amigos al parecer lo había confundido, Hyoga le habló y le ofreció primero el unirse a ellos, Ikki sólo sonrió y aceptó

-Ikki: "¡Ave Fénix!"- Ikki lanza su cosmo en su ataque más fuerte, el rayo se divide en siete aves fénix, que sobrevuelan alrededor de todos, y acto seguido se dispersen a atacar a diferentes blancos, el primero se dirige hacia donde está Gohan.

-Gohan: "Maldito seas."- Gohan intenta detener el ataque sin embargo el ave fénix es mucho más rápido que él y queda indefenso, pero sorpresivamente el ave lo pasa de lado.-"¿Qué?"

-Hyoga: "Aaaahh!"- Gohan voltea y ve como el ataque de Fénix golpea a Hyoga, las otras aves caen como proyectiles derribando a Hayako, Nerkull y Bulldog, Hiroshi lo alcanza a esquivar por muy poco, y McTaggar se mueve velozmente desapareciendo del camino del ataque.

-McTaggar. "Vaya, así que fue un engaño."- El último va hacia Dash, pero éste lo detiene con una mano desviándolo a una colina que se destruye al recibir el impacto, Ikki desciende justo enfrente de Dash ante la confusión de todos.

-Ikki: "Será mejor que te retires con tus tropas, porque acabas de poner a la vista a otro rival tuyo."

-Dash: "¿De qué demonios hablas?"- Dash voltea hacia lo que quedaba de la elevación de la colina, aparecía en el aire otro hombre qe emanaba su energía por todo su cuerpo, una marca partícular lo delataba, su ojo izquierdo brillaba intensamente.-"Aunque estén en mi contra, les diré que una parte de mí le da gusto que estén vivos."

-Seiya: "¡X-Man!"- Nate Grey aparece descendiendo al campo de batalla, colocándose  en la mira de Dash.

-Piccoro: "Bien Dash, ¿Terminaremos con esto?"- Las peleas se habían detenido pero no tardaría mucho en volver a empezar, Dash sólo se quedaba pensando y meditando en la situación y por fin se decide.

-Dash: "Ya ha habido mucha sangre derramada, Hyoga, Valentín, Hiroshi, Bulldog, Nerkull y Hayako, dejaremos pendiente esto, no quiero arriesgarme a perder gente, dadas las circunstancias."

-Nerkul: "Eso tenlo sin cuidado, yo sólo soy capaz de matar a toda esta sarta de ineptos."

-Vegeta: "Quiero ver que lo intentes insecto."

-Nerkull: "¡Ahora mismo lo demostraré!"- Nerkull  se preparaba para pelear en contra de Vegeta, pero Dash lo detiene alzando su voz hacia todos.

-Dash: "¡Basta Nerkull! ¡Por hoy hemos terminado! Seiya, Goku, todos ustedes, si persisten en seguir peleando aprecien estos últimos momentos de paz, que les aseguro nos volveremos a encontrar."- Dash abre el portal que los trajo y todos se marchan volando atravesándolo.

-Seiya: "¡Dash espera!"-Dash sólo voltea ante Seiya, pero finalmente desaparece.

-Spawn: "Vaya, si tuviera un poco de fe diría que fue un milagro."- Todos se reunían ante los recién llegados, en especial ante Ikki.

-Ikki: "Gusto en verlos amigos."

-Seiya: "Vaya Ikki, regresas de la muerte y lo primero que haces es que desconfiemos de ti."

-Ikki: "También me alegra verte Seiya, además sabes que siempre pueden confiar en mí."

-Lucy: "Muchas gracias Ikki, que gusto me da que estés de vuelta."

-Ikki: "Hola Lucy, se ve que haz cambiado mucho."- Se voltea ante Seiya y le murmura algo al oído.-"Esta vez te golpearé si la vuelves a dejar ir."- Seiya sólo sonríe nerviosamente.

-Vegeta: "Sabía que tu no eras la clase de sabandija que dejaría pendiente un duelo."

-Ikki: "Cuando quieras Vegeta, pero no por ahora, me ausentaré por un rato."- Ikki abre las alas de su armadura y se marcha volando.

-Seiya: "Típico de él."

-Spawn: "Creo que Ikki tiene razón."

-Goku: "¿Te ausentarás Spawn?"

-Spawn: "No se preocupen que no es para siempre, tengo algunos asuntos que arreglar."

-Goku: "Spawn...la próxima vez que nos veamos todos, será la batalla final."

-Spawn: "Estoy consciente..."-Una luz ilumina todo el cuerpo de Spawn, desapareciendo momentos después con su teletransportación, lo mismo iba a hacer Goku colocando sus dedos índice y anular en su frente.

-X-Man: "Goku, ¿Adónde vas?"

-Gohan: "Papá.."

-Goku: "Tengo que ir a una parte, creo que todos tenemos que descansar."

-Shiryu: "Sí, Goku tiene razón".-Dice al quitarse la diadema de su cabeza.

-Trunks: "¿Te irás también Shiryu?"

-Shiryu: "Regresaré cuando todo empiece."-Shiryu parte volando al momento en que Goku se teletransporta, Vegeta también se preparaba para irse.

-Piccoro: "¿Estas algo frustrado?"

-Vegeta: "No dejaré que me venzan fácilmente....regresaré más fuerte ya lo verán."

-Piccoro: "Yo también."-Piccoro y Vegeta se alejan volando en diferentes direcciones, Lucy los ve partir quedándose sola junto a Seiya, mientras que Serena, Hotaru, Batman y Jubilee se dirigen a la mansión Wayne..

-Seiya: "Conozco a Dash, no atacará inmediatamente se dará un tiempo, tal vez sea bueno descansar."

-Lucy: "¿Sabes?... Es algo que he querido hacer desde hace mucho tiempo."-Lucy voltea hacia Seiya sonriéndole, ambos comienzan a caminar dirigiéndose hacia los demás en medio del terreno de destrucción, mientras el atardecer se asomaba.

Las horas pasan, y llega la noche, quienes se quedaron  intentan descansar, mientras otros como es el caso de Gohan tiene sesiones en el cuarto de entrenamiento, una réplica del cuarto de peligro de la mansión X y con una gravedad que puede ser aumentada hasta quinientos que es a la que está entrenando el ya adulto saiyajin, el campo de batalla era una zona desértica donde lo atacaban numerosos enemigos, Gohan hacía uso de todas sus energías moviéndose lo más rápido y atacando con las diferentes técnicas que ha desarrollado en esos años, en eso siente una presencia detrás de él.

-Gohan: "¡Haaaa!"- Gohan gira rápidamente y lanza un energy ha, pero al que va dirigido el ataque es a Seiya que de repente había aparecido.-"¡Seiya!"

-Seiya: "¡Aaaah!"-Una explosión llena el lugar donde estaba Seiya, el humo se esparce impidiendo la visibilidad.

-Gohan: "¡Pausa en la sesión!"- Al decir esas palabras, el desierto se desvanece, el cuarto de peligro vuelve a la normalidad, Gohan se apresura a ver si Seiya estaba herido, pero en el lugar donde había recibido el impacto no había nada.

-Seiya: "Uff, eso estuvo cerca."

-Gohan: "¡Seiya estás bien!"- Seiya aparece flotando a un lado de Gohan, sin ningún rasguño.-"(No sólo ha aprendido a volar, sino que al parecer ha incrementado sus poderes)."

-Seiya: "Discúlpame Gohan, es que sentí tu presencia aquí pero no sabía como funcionaba esto y sólo entre."

-Gohan: "¿Y qué es lo que quieres?"- Dice con un tono duro a la vez que se voltea a revisar en los controles que están en una pared.

-Seiya: "Sólo quería hablar, sé que aún están resentidos conmigo, por aparecer hasta ahora y..."

-Gohan: "No, no es eso..."-Lo interrumpe y se queda pensando por unos momentos.-"...bueno tal vez en parte sí, pero también estoy seguro que los demás al igual que yo sienten un alivio al saber que estás aquí para ayudarnos."

-Seiya: "Aún no sé si pueda mantener una lucha con esos agentes, nunca había visto tales poderes."

-Gohan: "¿Recuerdas cuando tu, yo y los demás que estábamos más o menos en las mismas edades de adolescentes? En las batallas, dependíamos de las fuerzas de adultos experimentados como mi papá y Vegeta. Ahora dependemos de nosotros mismos el salvar al mundo."

-Seiya: "Sí, tienes razón."

-Gohan: "Aunque debo admitirlo...esto ya no es lo mismo que antes... sucedieron muchas cosas...cosas que lastimaron a muchos seres queridos, entre ellos, mis padres."

-Seiya: "¿Qué fue lo que pasó?"

-Gohan: "Creo que sería mejor que ustedes dos hablaran, aunque no lo sepas, el en verdad te estimaba."

-Seiya: "Tu padre fue de los pocos que respeté... iré a verlo entonces."-Seiya se da media vuelta, pero cuando está a punto de cruzar, Gohan lo detiene con sus palabras por un momento.

-Gohan: "Seiya, en verdad, no hay resentimientos contigo, sé lo que significó para todos ustedes lo que sucedió, pero quiero que sepas que aún hay gente que en verdad necesita que tu estés presente, tenlo en mente."

-Seiya: "Así lo haré."

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una ciudad es visitada por alguien después de muchos años, las calles, los edificios, las casas, todo yace en ruinas, los únicos seres vivos que deambulan por cualquier rincón son ratas, cucarachas y demás animales pequeños. Una figura humana camina por la calle destruida, escenario de una guerra devastadora, que cobró varias vidas, incluyendo una que afectó enormemente a quien está caminando ahí, la identidad se revela a la luz de la luna, el saiyajin que siempre fue humano, Goku. La caminata por esa ciudad se detiene enfrente de las ruinas de un edificio, una cruz roja apenas visible revela que el edificio fue una vez un hospital, Goku se queda ahí, sin moverse con los ojos cerrados, meditando muy profundamente, este comportamiento extraño en él lo ha ocultado la mayor parte del tiempo que está con sus amigos, había algo en ese lugar que le recordaba un dolor muy grande.

-¿?: "¿Estás bien Goku?"- Goku abre los ojos, al percatarse por la voz que no estaba solo.

-Goku: "¿Seiya? ¿Qué haces aquí?"- Seiya se hace visible de entre las sombras de ese lugar, acercándose a Goku, que no apartaba la vista de esas ruinas.

-Seiya: "Dime ¿Te sientes bien?"

-Goku: "Un poco... éste lugar...tenía que venir antes de enfrentarme por última vez con ellos."

-Seiya: "¿Dash o alguno de sus agentes hizo algo aquí? ¿Lastimó a alguien?"

-Goku: "No, no fueron ellos."-Un silencio incómodo invadió a ambos, Seiya estaba pensando en si debería irse, si Goku quería estar solo.

-Seiya: "Escucha yo... vendré contigo en otra ocasión."

-Goku: "No espera, hiciste bien en venir acá..."-Goku poseía una mirada muy seria, era la primera vez que Seiya lo veía de esa forma.-"No sé si supiste   que hace mucho, Milk estuvo embarazada."

-Seiya: "¿Qué? No, no lo sabía."

-Goku: "Fue durante el tiempo en que la tierra parecía un maldito Apocalipsis, no sé por que de repente las calles de diferentes partes del mundo empezaban a ser invadidas por soldados humanos matándose entre sí. Incluso las explosiones habían llegado hasta el lugar donde vivíamos, nunca había sentido un poder así de un arma, Bulma me dijo que se llamaban bombas nucleares....hice todo lo posible por proteger a mis amigos, pero no sé porque, pero el poder de una de esas bombas alcanzó a Milk cuando estaba a un mes de dar a luz... la llevaron al hospital, ella se encontraba muy enferma. Estuvo en el hospital un par de meses, incluso con la fobia que tengo a esos lugares, me quedé a su lado...."

-Seiya: "No...entonces el bebé..."

-Goku: "Los doctores nos informaron que cuando trajimos a Milk al hospital hubo que hacer que el bebé naciera prematuramente....pero no pudieron salvarlo....Milk también estuvo a punto de morir, por suerte logro salvarse, pero nunca se ha podido recuperar completamente..."-Goku al recordar los detalles  de esos sucesos, empezaba a tensarse, empezaba a mirar con furia poco a poco lo que quedaba del edificio.-"..porque perdimos a nuestro hijo y ya no pudimos traerlo de vuelta, las esferas del dragón habían desaparecido, todo el mundo se estaba destruyendo y luego un maníaco gorila llamado Apocalypse se proclamó como el causante de todas esas guerras...."-Goku hace estallar su ki convirtiéndose en supersaiyajin, haciendo retroceder un poco a Seiya por el viento que originaba el impacto del ki, Goku dispara una vez ocasionando una explosión en las ruinas del edificio, después se calma poco a poco, empieza a retomar el control.

-Seiya: "Goku..."

-Goku: "Lo siento...eso debió haber alertado en las defensas de Dash..."

-Seiya: "No te preocupes, sólo te desahogaste...y, sé lo que sientes en verdad, el perder a alguien, incluso a un hijo que no tuviste la oportunidad de conocer, duele en lo más profundo de tu alma..."

-Goku: "Eso es...la razón por la cuál te ausentaste?"

-Seiya: "Sí...después de la batalla en contra de Hades, mi hermana apareció, y cuando mataron a Saori, sentí que mi mundo se derrumbaba, pero no podía dejar sola a mi hermana...ella estaba enferma,  necesitaba que yo estuviera con ella, incluso cuando Grecia fue invadida por las fuerzas rsas que tomaron casi toda Europa..."

-Goku: "¿Qué fue lo que pasó?"

-Seiya: "Mi hermana... murió prematuramente... fue un ataque que destruyó la comunidad donde estábamos, con todas las personas...creo que "accidentalmente" se desvió uno de los misiles de prueba de los malditos militares...sentí una furia como nunca antes y fui buscando venganza durante casi un año...peleando, sólo peleando..."

-Goku: "¿Así que tu fuiste quien destruyó toda la fuerza militar de Rusia?"

-Seiya: "Al parecer sí, me enfrenté a un monstruo con tentáculos llamado Omega Red, al parecer la red ribbon se había encargado de reconstruirlo...después de eso no quise saber nada del mundo, hasta que...hasta que abrí mis ojos y sentí las estrellas de amigos que habían peleado junto a mí, desaparecer...temía no tener la fuerza suficiente para volver a pelear pero algo tenía que hacer..."- Goku pone su mano en el hombro de Seiya dándole palmadas.

-Goku: "Haz hecho lo correcto, todos hemos atravesado pro un duro camino, y éste es el tramo final, tenemos que dar todo de nosotros, por los seres que queremos."-Goku se voltea y mira al cielo, una sonrisa ilumina su rostro, algo del Goku de antes había vuelto y lo notaba Seiya.-"¿Sabes? Me gustaría ver que tan fuerte eres ahora."

-Seiya: "Te lo demostraré en el campo de batalla...pero hay alguien a quien quiero ver justo ahora...nos vemos mañana Goku."-Seiya se marcha volando ante la mirada de Goku, que también toma otro rumbo caminando por la calle, en medio de una noche donde las estrellas brillaban con una gran intensidad.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Residencia Wayne

En una de las habitaciones de los inquilinos, la puerta estaba ligeramente abierta, el sonido de la regadera proveniente del baño se detiene, quien sale con una toalla en el cuerpo y otra más cubriendo su larga cabellera rubia es Serena, quien se prepara para poder descansar después de tanto tiempo de no poder hacerlo como solía cuando todo estaba en paz. Serena tenía su ropa interior y pijama acomodados en una esquina, se disponía a quitarse la toalla para ponerse la ropa.

-¿?: "...Ejem..."

-Serena: "¿He?"-Serena voltea hacia quien había hecho un sonido llamándole la atención, el sujeto que estaba sentado en la cama esperando a la salida de Serena resulto ser Nate Grey.

-Nate: "Lo siento no fue mi intención asustarte, pero ya llevaba mucho tiempo esperando aqui."

-Serena: "¡Nate que no sabes que es de mala educación entrar así al cuarto y en especial al de una chica como yo!"- Serena en un movimiento brusco ocasiona que la toalla que no estaba bien sostenida se cayera, dejando a Nate viendo un espectáculo gratis, con a boca abierta sin que pudiera reaccionar.-"¿Qué te pasa ahora?.............¡AAAAHHH! ¡¡Voltéate en este momento!!"

-Nate: "¿He? ¡Ah! S-si..."-Nate rápidamente acata la orden en cuanto se recupera del trance.-"Lo siento, pero pensé que te cambiarías adentro."

-Serena: "¡Estoy adentro!"

-Nate: "Dentro del baño...bueno, al menos no es nada que no haya visto antes, jeje..."

-Serena: "Cállate...bueno, ya puedes volver a voltear con tu cara de niño bueno."

-Nate: "Gracias, ven siéntate aquí.-"-Dice a a vez que se para y se va a sentar a una silla que estaba al lado de la cama.

-Serena: "Bueno, se ve que te haz recuperado, me da gusto verte de nuevo."

-Nate: "Gracias, a mi también me da gusto, pero aún no me he recuperado completamente..."

-Serena: "Tu pierna..."

-Nate: "Esta bien, pero no me puedo confiar mucho...Dash si que sabe golpear fue un milagro salir vivo de una pelea en contra de él."

-Serena: "Es cierto, eres de los pocos que han peleado con él desde que...desde que se volvió irreconocible...es una lástima todo lo que ha pasado a veces me pregunto que hubiera podido pasar si nada de eso hubiera sucedido, si hubiéramos estado en paz en vez de estar luchando...podido disfrutar de una vida normal y tranquila junto a ...junto a ...."-Serena rodea sus piernas con sus brazos y apoya su cara en sus rodillas a la vez que suelta unas lágrimas.-"D-discúlpame....ya me conoces, lloro todo el tiempo."- Nate toma la mano de Serena, quien levanta su mirada, la tristeza que ésta poseía disminuía un poco.

-Nate: "Lo importante es que aún estás con nosotros, mis heridas no son comparadas con las que tu haz sufrido, ten por seguro que estaré a tu lado..."

-Serena: "G-gracias...en verdad te lo agradezco mucho Nate..cielos en verdad me da gusto que estés vivo!"- Serena salta y abraza a Nate, ambos quedándose así por un largo tiempo.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mientras transcurría la noche otras cosas sucedían en la torre del patriarca, algo en especial en uno de los pisos donde yace el hogar que tiene uno de los agentes, el de apariencia más elegante y a la vez más misterioso, aquel de cabellera rubia, Valentín McTaggar. El agente tiene en su mano izquierda una copa con vino y en la derecha un puro, la habitación contenía un librero en una de las paredes, una ventana con balcón donde se podía ver la ciudad, McTaggar se sienta en un caro y a la vez cómodo sillón de piel, después de que pone música clásica de Mozart en un estéreo que tiene ahí, queda sentado tranquilo disfrutando de su vino y un buen puro. Pero él no es el único que está ahí en ese cuarto.

-McTaggar: "Brindo por la ambición sostenida por grandes ideas surgidas de una gran mente...¿Gustas un trago...Hayako?"- Hayako aparece de entre las sombras al lado del librero.

-Hayako: "No opino igual que tu."

-McTaggar: "¡Ja! Vamos, sé que haz tenido el deseo de controlarlo, de controlar todo."-Hayako rodea a McTaggar que seguía cómodamente sentado en su sillón

-Hayako: "Veo que mis sospechas eran ciertas...todo este tiempo haz estado al lado de Dash sólo por conveniencia, cuando llegue el momento...lo destruirás y te quedarás como soberano absoluto."

-McTaggar: "Así es...¿Estás conmigo?"- Hayako le responde con un rápido movimiento de su brazo lanzando un par de estrellas ninjas que dan a los lados de la cabeza de McTaggar, que no se movió ni se inmuto ante ese acto.-"Este sillón es muy caro... pero bueno ¿Qué dices?"- Hayako camina lentamente hacia McTaggar, y se sienta en las piernas de él, como serpiente moviéndose rodea sus piernas alrededor del agente y acaricia su cabellera con ambas manos a la vez que acerca su rostro hacia el de él.

-Hayako: "Si me traicionas, te irá bastante mal cariño ¿De acuerdo?"

-McTaggar: "Esta bien."- Dice con una sonrisa que se alarga por todo lo que puede, McTaggar toma de la barbilla a Hayako, intentándole quitarle el tapabocas negro pero Hayako lo detiene.

-Hayako: "Lo siento, sin besos en la primer cita...aunque eso no quiere decir que no podamos hacer otras cosas."

-McTaggar: "Así es, eres mi tipo de chica, jajaja."- La risa maliciosa hacía eco en toda la habitación,

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un vacío negro, es todo  lo que hay alrededor, excepto por una gran columna en el centro que parece como si ascendiera desde el fondo de la tierra, la columna sostiene algo muy especial, algo a lo que un hombre vigila y se queda junto a eso, como si estuviera rezando o meditando, ese hombre, inclinado en una parte del puente que conecta esa única columna con la entrada hacia otra habitación, resulta ser Dash, todo lo que piensa, todo lo que pasa por su mente es un total misterio en esos momentos, algo que le gustaría observar con detenimiento como lo dice Hyoga que está en la sala principal del patriarca observando la gran cortina roja que oculta el lugar donde se encuentra Dash en estos momentos.

-Hyoga: "Dash....espero que estemos dando los pasos correctos..."

-¿?: "¿Problemas para dormir Cignus Hyoga?"- Una voz a la espalda de Hyoga, se voltea para ver quien era el que se encontraba junto a él.

-Hyoga: "Hiroshi..."

-Hiroshi: "Iba en mi camino a descansar, pero antes puedo preparar un poco de té, te ayuda tanto a recuperar tus energías como a relajar tu mente."

-Hyoga: "No gracias, ya iba en mi camino a descansar aunque."

-Hiroshi: "Entonces ¿Será mañana cuando todo empiece?"

-Hyoga: "Si. Yo iré a América, tendré que arreglar personalmente algunos problemas. Pero tu quedate aquí, tal vez se te requiera en batalla para proteger esta torre."

-Hiroshi: "Así lo haré procura descansar Cygnus."-Hyoga se da la vuelta dirigiéndose a su habitación o hacia cualquier lugar en el que pudiera estar solo completamente, sin sospechar que una cámara de vigilancia lo estaba observando, desde un cuarto especial, Gendou Ikari observaba lo que pasaba tanto ahí como en la ciudad, sumergido en sus pensamientos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En un nivel más abajo, se efectuaban actividades que estaban ocultas a los demás, Nerkull caminaba por un pasillo, sosteniendo en su mano izquierda la misma granada que siempre trae, haciendo malabares con ella. Entra a un cuarto que parece un laboratorio mitad calabozo, había unos tubos con alguna clase de líquido azul y dentro flotando diferentes partes humanas como brazos y cabezas, un sujeto de bata, gordo y calvo vigilaba algunos datos en una computadora, al lado de él, yacía el monstruo humano de casi tres metros, Bulldog, aprisionado en todo el cuerpo en alguna clase de armazón, sólo se veía su casco que hace remembranza a un casco romano, con un par de tubos delgados salido de la parte de atrás como si estuviera alimentándose por una clase de sustancia que emergía de un tanque en el suelo, el gordo que estaba en la silla frente a la computadora se voltea a recibir a Nerkull.

-Nerkull: "¿Para que me llamas Luthor? Mi tiempo es muy valorado ¿Sabes?"

-Luthor: "Tu no sabes lo que "valor" significa."

-Nerkull: "¿Bulldog? ¿Qué le estás metiendo?"

-Luthor: "Te llamé por que es hora de que te entregue esto."-Luthor saca de una de sus bolsas una jeringa en una bolsa transparente que le entrega a Nerkull.

-Nerkull: "Es...¿Esto es...Venom?"

-Luthor: "No..Venom es lo que está tomando Bulldog...tal vez es hora de que te cuente la historia de él, el padre de Bulldog fue el principal consumidor de la sustancia veneno o Venom hace ya muchos años, antes de morir tuvo un hijo con una mujer que hace tiempo murió."

-Nerkull: "No me digas que el padre de él, fue el que dejó invalido a Batman..."

-Luthor: "Sí, Bulldog es el hijo de Bane, su madre antes de morir le dejó al niño una herencia especial, la fórmula para una nueva y mejorada sustancia Venom, no sin antes decirle la identidad de su padre, Bulldog creció y busco mediante contactos quien pudiera hacer el nuevo Venom, así llegó a mí. Lo tome como un arma de protección, ahora después de tanto suministrarle esa sustancia su cerebro no capta muy rápidamente, pero eso sí es un arma letal sumamente fuerte, sólo enfocada en destruir a quienes mataron a su padre, que según el, fueron Batman  y sus aliados."

-Nerkull: "Vaya historia, pero aunque sea muy interesante nada de eso tiene que ver conmigo, así que me voy."

-Luthor: "Espera un momento, ¿No quieres saber lo que pasó con esa fórmula?"

-Nerkull: "Supongo que es la vitamina que está tomando en este momento."

-Luthor: "Sí, pero ésta tenía una propiedad  especial, de fusionarse con las características de ADN especiales, lo que originó la evolución en una nueva fórmula. Esa es la que tu tienes en tus manos."

-Nerkull: "¿En esta jeringa?"

-Luthor: "Sí, sólo en esa jeringa, te la inyectas en la sangre y tu poder aumentará como no tienes idea."

-Nerkull: "Vaya...wow... excelente, así que este es el precio al que se le paga a alguien por trabajar para Luthor....me gusta."

-Luthor: "Es la primera parte, alístate para mañana, que eliminaremos primero a nuestros enemigos y después... a nuestros amigos...."

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

De regreso a la residencia Wayne, Seiya se encamina hacia la mansión , pasando ve como Trunks y Hotaru están juntos abrazados contemplando la noche, se alegra de que aún en estos tiempos haya espacio para que dos jóvenes como ellos puedan mantener una relación, de alguna manera le recordaba a él y Lucy a esa edad, aunque nunca pudo decirle lo que realmente sentía, los suceso trágicos que sucedieron hicieron que ambos tomaran caminos muy separados, ahora después de tanto tiempo se reencuentran, habiendo sobrevivido, como si fuera algo predestinado, si, eso debe ser, como si estuviera escrito en las estrellas que esos dos debían estar juntos, lo recapacita una y otra vez, y es lo que siente, está dispuesto a decirle lo que siente a Lucy, ya que es el mismo destino el que los ha puesto y no debía esperar más. Seiya corre hacia abajo, sus tristes recuerdos, todo lo negativo desaparece por un instante, con tan sólo ver esa dulce mirada de ella, recordaría lo que es la felicidad. Seiya por fin llega al cuarto de Lucy y lo abre.

-Seiya: "Lucy...¡Lucy yo...!"- El cuarto estaba a oscuras, Lucy estaba completamente dormida, el grito que pegó Seiya sólo hizo que se reacomodara entre las sábanas, Seiya se decepciona un poco, no debía despertar a Lucy, se merece el descanso, y finalmente cierra la puerta y se marcha a su habitación, tal vez si es tonto pensar en esas cosas del destino y las estrellas, pero al menos, tan siquiera por un momento, todo se había esfumado, sólo pensando en ella, se había sentido como cuando tenía trece años, cuando creía en esos sueños, pero ahora se enfrenta a una nueva realidad, al menos ahora sabe que esos sueños aún continúan ahí dentro de él, y estará dispuesto a pelear por ellos, hasta el fin

 

Fin del Capítulo 4.

 

Regresar/Siguiente

Regresar al índice